Tereza Herrera

  • Categoría de nivel principal o raíz: Exposiciones
  • Hits: 4843

GEOGRAFÍA DE L'ATZAR

El color arena no existe. Hay tantos colores arena como arenas.
Hay tantas arenas como lugares en donde poderlas encontrar.

Comenzó en Lanzarote hace unos años. Traje, además de lapilli
--ceniza volcánica-- una arena negra y una blanca. Comencé a hacer
cuadros con ellas. No lo había hecho antes. Al quedarme sin arenas,
volví a por más, a las mismas playas. Dudaba que pudiera haber otros
lugares con otras arenas con las que poder trabajar.

Alguien trajo arena dorada de Cabo de Gata y arena gris de pizarra de
Las Alpujarras. Llegaron después arenas rojo óxido de Somorrostro, arena
anaranjada de El Algarve. Otras arenas negras, verdes, grises, blancas.
Venían de playas, del desierto, de algún lago o volcán. Arena de Cuba ,
de Líbia, de Zanzíbar, de Islandia, de Ecuador, del mar Rojo, de los Alpes,
de Cabo Verde, de Jordania... Arenas mates, brillantes, jaspeadas, finas,
no tan finas. Setenta, ochenta, quizás más.

Arena sobre papel o arena sobre tela. Sin ninguna manipulación.
La naturaleza me ofrece la arena, yo la tomo prestada y la utilizo,
sorprendida, agradecida.

Geografia de l’atzar porque a través de las diferentes piezas se va trazando
un recorrido que pone un lugar al lado de otro, lugares tan distantes
y tan distintos como son Cuba y los Alpes suizos, Argentina e Islandia,
Argelia y Sicilia o Galicia y Canarias… Una vecindad casual, azarosa y sorpresiva
entre territorios a través de sus arenas arrancadas y fijadas en composiciones
polípticas sobre una base de lino en bastidor-caja de pequeño formato.

Geografía del azar. Fronteras imposibles. Viaje de viajes.

Sala Sporting Club Russafa (2006)

Visit in Ladbrokes Register information.